Palabras de Juanita Ocampo en la marcha #JusticiaParaGisela


juanita

Temixco , Morelos a 7 de enero del 2016
En Morelos debe reinar la paz

En primer lugar agradezco a todas y todos los que sinceramente nos han dado muestras de cariño.
Reconozco y agradezco todas las iniciativas de organizaciones no gubernamentales, de instancias oficiales, representantes de la iglesia católica y otras iglesias, de representantes populares del municipio, del Estado de Morelos, del país, de América y de otros continentes. Me fortalece las palabras de Obispo de Cuernavaca, del Rector de la UAEM y autoridades estatales. Una declaración que me alivia un poco la pena que me embarga es la declaración de la ONU en cuanto a que este caso se le dé el trato de feminicidio. Si el Presidente de México se sintonizara al clamor nacional e internacional ayudaría para que no solamente mi hija sino todos los que de una u otro forma han sufrido por la pérdida de un ser querido por la situación que vive el país. Agradezco la carta del concejal de Barcelona España, entre muchas más que es difícil enumerar. Pero sobre todo, agradezco al pueblo de Temixco y a sus amigos y compañeros de Gis que me han acompañado en esta etapa difícil. Agradezco al mundo por sus palabras de consuelo.
Como muchos saben, yo me inicie en la participación comunitaria a través de las comunidades eclesiales de base que promovió el obispo Sergio Mendez Arceo. Desde entonces me dí cuenta que trabajar por la causas justas, por los derechos y por los más necesitados no es una tarea fácil. Les confieso que cuando cometieron el despiadado crimen en contra de mi hija, mis primeros sentimientos fueron de odio, frustración y hasta de reclamo a Dios. El Obispo y varios curas, amigos de la familia, me abrieron los ojos, los sentidos. Entonces recordé las enseñanzas del Obispo Sergio Mendez Arceo, impulsor de la Teología de la liberación y compromiso con los pobres. Una oración que con frecuencia se dice en el padre nuestro, “Perdona nuestras ofensas, así como nosotros debemos perdonar a los que nos ofenden”. Se dice fácil, pero en momentos de sufrimiento, muy difícil de entenderlo y más difícil de aceptarlo. Pero aquí estoy haciendo un esfuerzo por intentarlo espero junto a ustedes lograrlo.
En este orden de ideas, creo firmemente que la violencia no debe combatirse con la violencia. El rencor genera más rencor, ello hace daño a los demás y envenena el alma.
No debemos luchar por el poder por el poder, debemos encauzarlo a favor del pueblo. Me gustaría que en memoria de mi hija, no se desviara el proyecto por el que muchos Temixquenses se esperanzaron y votaron, que se mantenga el mismo equipo de trabajo y sobre todo, que se implementen los planes, programas y compromisos de campaña en beneficio del pueblo; como políticas públicas con perspectiva de género, desarrollo sustentable, austeridad en la administración, cabildos públicos y abiertos, así como otros temas.
Abogo por mi hija pero también por aquellos que a los largo de todo el país han sido víctimas de la situación. Abogo para que como Mexicanos re-encontremos el camino y cuidemos a nuestros jóvenes. Abogo por quienes toman decisiones para que se pudiera organizar un encuentro nacional como se le quiera definir para que todas las fuerzas sociales, políticas, económicas, organizaciones no gubernamentales, intelectuales y autoridades, en conjunto y de forma integral se diseñe un plan nacional para abordar este tema en todos sus ángulos, principalmente en la prevención y tratamiento de reconstrucción del tejido social.
Si los periodistas, la gente, los políticos y todos seguimos diciendo que hay inseguridad, seguramente estaremos decretando que lo habrá. En cambio, si hacemos oración no importando la religión que profesemos, si organizamos círculos de reflexión por la paz, si Hacemos cadenas espirituales a una misma hora invocando la paz, si cambiamos nuestro lenguaje y a todos con quienes nos relacionamos le deseamos paz. Vamos a mover las fibras sensibles de nuestro pueblo para que en lo individual, en la familia, en comunidad y en organizaciones e instituciones abriguemos la esperanza, en sintonía, en comunión de energía lograr una buena convivencia, trabajando con nuestros jóvenes, en todos los espacios de relación social, seguro que lo lograremos.
“ La lucha sigue”
“ Que en Temixco, Morelos y en México reine la paz”
Muchas gracias



9 enero 2016, 1:04 | jessicarivera



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.